Herencia Otomí

Vivimos una aventura extrema a 3,400 metros sobre el nivel del mar.