Ruta de las luciérnagas: el emocionante camino de la luz en la oscuridad

Una de las travesías más queridas por los seguidores del 4x4 y de Bosco’s Camp, volvió a “alumbrar” el camino.


Si eres de los que piensa que “en Tlaxcala no hay nada” estás en un completo error. Sus tesoros escondidos son el pretexto perfecto para salir a la aventura y sobre todo, conocer hábitats increíbles que sólo en esta época del año pueden darse.

Para esta ocasión, 18 entusiastas propietarios de un vehículo doble tracción se animaron a vivir la experiencia del 4x4 al más puro estilo “Bosco’s Camp”


Por temas de logística, la caravana se congregó en Apizaco, punto neurálgico para poder salir rápidamente a esta emocionante ruta.

De hecho, el banderazo de salida fue dado en l agencia Michelin de aquella localidad, quienes prepararon todo lo necesario para que el inicio de esta travesía fuera simplemente espectacular.

A partir de las 9 de la mañana, las tripulaciones siguieron las indicaciones del Líder, quien los llevó a una gran planicie con superficie deslizante, adecuada para disfrutar de la emoción que solo el drift puede ofrecer.

Al colocar el modo de manejo 4low (reductora) en nuestro 4x4, permitió que las tripulaciones “perdieran” la parte trasera del vehículo, corrigiendo de inmediato al lado contrario para generar un derrape constante pero controlado.

Si bien esta actividad resulta por demás divertida, es importante seguir las recomendaciones del equipo y no salirse de las zonas más lodosas para mantener el vehículo siempre en trayectoria.

Aquí, la oportunidad de intervención del equipo y el estar al pendiente de las ejecuciones de cada participante permite atender a aquellos que quedaron varados en medio del lodazal, ofreciendo rescate a través de maniobras profesionales que invitan a que los asistentes solo se preocupen de disfrutar de la aventura.


El trayecto continuó por zonas áridas con formaciones de tierra caprichosas, muchas zanjas y escalones, los cuales fueron cubiertos por el rugir de los motores y el caucho de los neumáticos, llevando al límite las capacidades tanto de los vehículos como de los propios conductores.


Luego de muchas horas de diversión y abatiendo los más severos obstáculos, la caravana tomó un camino viejo que los llevó al pueblo de San Andrés Buenavista, donde se visitó el Templo “La Barca de la Fe” la cual tiene un diseño similar a un barco.

Finalmente, la cumbre de la ruta fue cuando se tomó camino hacia el poblado de Nanacamilpa, Tlaxcala. Y es que justo ahí donde se dejó a un lado los 4x4 y para adentrarnos en el bosque oscuro para disfrutar del famoso Santuario de las Luciérnagas, todo de la mano de un experto que nos fue llevando por este emocionante sendero. 

Y es que durante dos fines de semana, el equipo Bosco’s Camp sirvió de guía para que más personas conozcan México de una forma diferente y sobre todo, a bordo de un vehículo OffRoad.