Así es el futuro de los 4x4 para Audi AI:TRAIL Quattro

El AI:TRAIL Quattro fue una de las principales atracciones del Autoshow de Frankfurt.

Audi nos dejó ver su interesante visión de lo que podría ser un vehículo off road para los años venideros con este AI:TRAIL Quattro un auto concepto integral para la movilidad sostenible capaz de circular fuera de carreteras asfaltadas.



 

 


 El Audi AI:TRAIL quattro combina la capacidad de conducción autónoma con excelentes aptitudes todoterreno. La gran capacidad de la batería garantiza una autonomía suficiente incluso lejos de la extensa red de estaciones de carga.


La parte ‘Trail’ de su nombre evoca la idea de explorar la naturaleza. La amplia superficie acristalada proporciona una vista clara e inigualable de los alrededores.


Con una longitud exterior de 4.15 metros y una anchura de 2.15 metros, la capacidad del Audi AI:TRAIL para alejarse de las carreteras pavimentadas resulta evidente de inmediato. Incluso cuando está parado, su altura de 1.67 metros y sus enormes ruedas de 22 pulgadas con neumáticos de 850 mm son un indicio de su excelente capacidad off-road. Con una altura sobre el suelo de 34 centímetros, puede vadear pasos de agua con más de medio metro de profundidad. Su peso total es de 1,750 kilogramos incluso con su batería de alta capacidad.

 

 

Los neumáticos también cuentan con una regulación variable de la presión. Esto es posible gracias a unos sensores ópticos y al control electrónico de estabilidad (ESC), que trabajan juntos para detectar el estado de la superficie y ajustar adecuadamente la presión. Al reducirla en ocasiones, aumentando así la superficie de contacto, se favorece el agarre; por ejemplo, sobre arena. Del mismo modo, el aumento de la presión de los neumáticos al cambiar a carreteras asfaltadas mejora la estabilidad.


En terrenos ásperos y rocosos, esta arquitectura proporciona una gran agilidad sin riesgo de tocar la batería, que está integrada en el suelo del auto. 

 

En el interior del Audi AI:TRAIL, el pliegue en ángulo de las ventanillas proporciona a los pasajeros espacio donde más lo necesitan objetivamente: a la altura de los hombros y los codos. El objetivo de los diseñadores era ofrecer a los ocupantes del vehículo la mejor visión posible de la naturaleza y de su entorno, rompiendo las fronteras entre el interior y el mundo exterior.


El interior del Audi AI:TRAIL es ordenado y espacioso, apenas tiene unos pocos elementos de control visibles. Los únicos elementos para la interacción entre el conductor y el vehículo son los pedales, el volante en forma de yugo, botones y un smartphone conectado a la columna de dirección, que hace la función de pantalla y centro de control para las funciones del vehículo y la navegación.


La segunda fila presenta la novedad de dos asientos diseñados como hamacas. Paneles de tela forman un asiento y un respaldo cómodos al tensarse sobre un bastidor tubular transportable. El respaldo se extiende hacia los lados para proporcionar soporte lateral. Estos asientos permiten que los ocupantes se relajen no sólo en el interior del auto, ya que se pueden extraer del AI:TRAIL y utilizarse como sillas móviles en el exterior del vehículo.

 

Al igual que en los prototipos anteriores, los diseñadores de Audi también utilizan materiales reciclados en el AI:TRAIL. El tapiz está hecho con lana reprocesada y piel reciclada, ambas sostenibles, duraderas y con excelentes propiedades acústicas y climáticas.


La movilidad y la multifuncionalidad también son características del sistema de iluminación del Audi AI:TRAIL. En lugar de los faros convencionales, las fuentes de luz se sitúan debajo de los montantes A y pueden iluminar tanto el exterior como el interior. Estos elementos LED, regulables y ajustables, se pueden utilizar para la iluminación tanto del interior como de la trayectoria del vehículo. La luz trasera funciona de forma similar. Este grupo óptico, que se extiende en toda la anchura del vehículo, puede iluminar la cajuela y constituye una distintiva firma luminosa exterior.


El Audi AI:TRAIL está equipado con un total de cinco drones eléctricos sin rotor, triangulares y eléctricos, con elementos matrix LED integrados. Pueden posarse en las barras de techo o directamente en el techo del vehículo, para acoplarse a un sistema de carga inductiva.


Estos objetos voladores son los Audi Light Pathfinders, que generan su elevación de la misma manera que los ventiladores sin aspas producen su flujo de aire. Gracias a su diseño ligero, pueden volar por delante del AI:TRAIL, consumiendo comparativamente poca energía en el proceso, e iluminar el camino, sustituyendo por completo los faros delanteros. Si se desea, las cámaras a bordo generan una imagen de vídeo que puede ser transmitida a la pantalla frente al conductor vía Wi-Fi, convirtiendo a los Pathfinders en auténticos “ojos en el cielo”.

 

El Audi AI:TRAIL está diseñado para circular por carretera hasta el Nivel 4. El Nivel 4 es el segundo más alto en una escala internacional estandarizada para la conducción automatizada. Aunque los sistemas de esta categoría no requieren ninguna asistencia por parte del conductor, su funcionamiento se limita a un área específica, como las autopistas o las zonas del centro de las ciudades equipadas con la infraestructura adecuada. En estos lugares, el conductor puede transferir completamente la tarea de conducir al sistema. El conductor sólo debe reanudar la conducción cuando el vehículo abandona la zona definida para la conducción totalmente autónoma.


También existe una amplia gama de sensores que pueden detectar tanto la superficie de la carretera como los obstáculos: sistemas ópticos como cámaras y sensores láser, así como de ultrasonidos y radares. Los datos que proporcionan permiten que el sistema central de asistencia al conductor evite las colisiones; si fuera necesario, este intervendría en la dirección y en los frenos.


Gracias a su batería de iones de litio, alcanza una autonomía 400 a 500 kilómetros en carretera o en pistas rápidas (según normativa WLTP). En terrenos accidentados, donde un gran deslizamiento de las ruedas es casi constante, el consumo de energía es mayor. Pero incluso en estas situaciones la autonomía alcanza los 250 kilómetros.


Para cumplir estos requisitos, el vehículo está diseñado para alcanzar una velocidad máxima de 130 km/h en carretera. La electrónica del AI:TRAIL controla continuamente el flujo de energía y el consumo, lo que garantiza el máximo ahorro incluso durante la conducción todoterreno.


Los elementos del sistema de propulsión son cuatro motores eléctricos instalados cerca cada una de las ruedas. Como es característico en Audi, este todoterreno es un verdadero quattro. La potencia máxima del sistema es de 435 hp y el par máximo alcanza 737 lb-pie de torque.

Galería

Próximas Rutas

Accesorios 4x4